Espacios Espacios Espacios Espacios

20 feb. 2020

[Reseña] Nosotros en la luna



¡Qué ganas tenía de volver a leer a Alice Kellen! Esta era, sin duda alguna, una de mis lecturas más esperadas del año. Además del hype que fue metiendo la autora y la editorial poco a poco por redes sociales, las pedazos de críticas que ha ido recibiendo me han tenido cardíaca perdida deseando poder leer la historia de Rhys y Ginger. ¿Queréis saber qué me ha parecido a mí? ¡Seguid leyendo y los podréis descubrir!

Walking at the moonlight... on I didn't know it was impossible.. and I did it :-) - No sabia que era imposible.. y lo hice :-) curated by Jesús Hernández
Nosotros en la luna nos cuenta la historia de Ginger, quien tras haberlo dejado con su el que ha sido su novio durante mucho tiempo, hace una locura y viaja sola a París. Sin nada preparado. Por un deseo repentino de escapar. Allí, desesperada por no saber ni sacar un triste billete de tren, se cruza con Rhys, un chico que la ayuda y que se ofrece a hacerle un pequeño tour por la ciudad. La amistad que se forma entre ellos esa día y noche hace que se mantengan en contacto mediante correo electrónico cuando Ginger vuelve a Londres. Su relación cada vez es más sólida y a medida que el tiempo pasa, la necesidad de estar juntos crece.... pero cada uno de ellos tiene su propia vida. ¿Será la luna el refugio en el que ambos puedan ser ellos mismos y estar juntos a la vez?


De: Ginger Davies
Para: Rhys Baker
Asunto: Enamorarse
No, Rhys, no es solo follar y pasar tiempo con alguien porque estés de gira con esa persona. Yo no soy ninguna experta, pero creo que estar enamorado es algo más. Es sentir un cosquilleo en la tripa cuando la vez. Y no puedes dejar de mirarla. Echarla de menos incluso teniéndola delante. Desear tocarla a todas horas, hablar de cualquier cosa, de todo y nada. Sentir que pierdes la noción del tiempo cuando estás a su lado. Fijarse en los detalles. Querer saber cualquier cosa sobre ella, aunque sea una tontería. ¿Sabes, Rhys? En realidad, creo que es como estar permanentemente colgado de la luna. Boca abajo. Con una sonrisa inmensa. Sin miedo.


Lo que más me impresiona de Alice Kellen, además de que es algo que veo en todas sus novelas, es que es capaz de convertir una simple historia en una auténtica maravilla simplemente con sus palabras. No le hace falta nada más. Con estas consigue que lo que leas se te quede grabado a fuego en el corazón y con Rhys y Ginger no ha sido para menos. Este nuevo libro ha supuesto para mí encontrar el primer mejor libro del año (que ya es mucho decir estando en febrero). Ha sido una lectura en la que me metí sabiendo más o menos lo que podía encontrar y esto ha hecho que lo disfrutara aún más. Ya desde el primer capítulo tenemos mil escenas que merecen ser recordadas y remarcadas. La autora nos hace viajar durante toda la lectura a lugares de ensueño... donde podremos ver como los protagonistas, a base de confesiones, se van conociendo poco a poco y su relación se afianza cada vez más, dejándonos con el corazón en un puño. Y también, descubriremos la importancia que tienen los correos electrónicos para ellos, estando en la distancia. Tengo que decir que tenía un poco de miedo al principio de que tanto correo se fuera hacer demasiado pesado, pero no, no ha sido para nada así. Leer Nosotros en la luna ha sido un paseo increíble, ágil y ameno en todo momento.  Y poco más os voy a contar porque lo demás tenéis que descubrirlo vosotros.

Vayamos ahora con los personajes de esta historia:
Empecemos con Ginger, quien decide hacer una locura y viajará sola a Paris tras haberlo dejado con su novio. Allí, muy perdida, conocerá a Rhys, con quien paseará toda la noche entre las calles de esta ciudad y en la que descubrirá a una gran amistad. Este personaje es maravilloso. Fin. Desde el primer momento en que la conocemos es increíblemente fácil conectar con ella y con esa personalidad tan peculiar y especial. Es más, es un personaje tan bien creado y desarrollado que creo que es posible que todo el que la lea pueda reconocerse en ella. Yo misma lo he hecho en muchos aspectos y esto me ha gustado mucho. Y ya, su desarrollo a lo largo de las páginas es más que visible, sobre todo, viendo por todo lo que tiene que ir pasando y sobrellevando. 
Y luego tenemos a Rhys, quien, debido a su trabajo con DJ, viaja al rededor del mundo. Será en su parada en París donde conoce a Ginger y a partir de ese día se vuelven uña y carne. Este personaje, al igual que Ginger, me ha parecido una auténtica maravilla, sin embargo, él sí que ha conseguido robarme el corazón durante todo el libro. He reído, llorado, sufrido, disfrutado... con él muchos momentos y eso es lo que hace que me guste aún más un personaje. Que me haga sentir cualquier sentimiento sin dificultad. Y Rhys lo ha conseguido. Su desarrollo es impresionante y se nota lo mucho que Alice ha puesto todo su empeño en él para que nos enamoremos. Es un personaje que merece mucho la pena conocer por todo lo que aporta.


—¿Por qué has elegido esta canción?
—No puedo decírtelo. Te apartarías.
—Rhys… —Me gustó como dijo mi nombre, cómo la última  s se deslizó entre sus labios, que, de repente, se fruncieron al escuchar gemidos entre la melodía.
—Porque esta canción es como hacer el amor.


La novela cuenta con casi quinientas páginas y os adelanto que se os van a hacer demasiado cortas. Ya os decía que Alice hace magia con sus palabras y esto se nota mucho más cuando lo único que quieres cuando lees una de sus novelas es que no se termine jamás, que sea interminable. Esta historia, una vez que la empiezas, es imposible dejarla a un lado. Es más, los capítulos, al ser tan cortos, hacen que la lectura sea aún mucho más rápida de lo que a una le gustaría. Pero claro, lo único que necesitas es saber más y más, tener más de Rhys y Ginger. ¿Por qué? Porque la relación que se va creando entre ellos es de las más bonitas que he leído en mucho tiempo. Ambos van desarrollando, primero una gran amista que, luego se va a ir convirtiendo en puro sentimiento. Y es que la autora sabe cómo escribir sobre una relación que se forma a fuego lento y con las palabras perfectas para ello. Los protagonistas se enamoran el uno del otro a base de conocerse a fondo, de descubrirse y echarse de menos, algo que es difícil plasmar pero que Alice ha conseguido a la perfección. Sin duda, me he creído este romance desde principio a fin por este motivo: es realista y precioso.

Y ya, el final es de estos que cogen tu corazón y te lo van apretando poco a poco, dejándote respirar de vez en cuando para que vayas asimilando lo que vas leyendo. Y tengo que confesar que uno de mis placeres ocultos es que cuanto más sufro o más drama tiene un libro, más me gusta. Esto se debe, simplemente, a que sé que la historia me ha hecho sentir mucho y me ha removido entera por dentro. El final de Rhys y Ginger me ha dejado con esas sensaciones y con las ganas de seguir sabiendo más de ellos, sin duda alguna.

En definitiva, Nosotros en la luna es una historia que nos invita a enamorarnos, a vivir, a cumplir nuestros sueños y descubrir la magia de una verdadera amistad. Alice Kellen ha vuelto a conseguirlo y nos ha regalado una novela real, sobrecogedora y desgarradora, todo ello acompañado de unos personajes que se meten hondo en tu corazón y lo ocupan al completo. Inevitablemente se ha convertido en una de las mejores lecturas ya de este año. Os recomiendo mucho que le deis una oportunidad y os colguéis de la luna.  


¿Tenéis ganas de leer esta historia? ¿Habéis leído a Alice? 😍😍
¡Dejadme un comentario y os leo! 💖💖

16 feb. 2020

[Reseña] Solo tres citas y una mentira



Hacía mucho, mucho tiempo que no leía a Victoria Vílchez. Sus libros siempre me han parecido perfectos para desconectar con una buena historia y que, además, son muy adictivos y amenos. Por eso, cuando vi esta preciosa portada entre las novedades de la editorial no pude no fijarme en él. Gracias a la editorial he tenido la oportunidad de leerlo en primicia antes de su publicación y hoy os traigo qué me ha parecido. ¿Queréis descubrirlo? ¡Pues seguid leyendo!

Solo tres citas y una mentira nos cuenta la historia de Nadia, quien por insistencia de su mejor amiga Julia no para de tener cita tras cita para encontrar a su mitad, a su media naranja. Desesperada por tener miles de decepciones le pide a su amiga que deje de hacer de celestina, sin embargo, Julia jugará con una última carta... El día que Raúl aparece delante de su puerta, Nadia no puede creer que sea tan perfecto. Es el chico ideal. Pero aun así es imposible no empezar a sentir algo por él. ¿Será real el mito de que Zeus nos partió por la mitad y Raúl sea el indicado para Nadia? 


—Creía que lo tuyo era apagar fuegos.
Supe que acababa de darle suficiente cuerda como para ahorcarse y arrastrarme con él. Se inclinó sobre mi oído y susurró:
—Te diré un secreto, también soy capaz de provocarlos.
No lo dudaba en absoluto.


La premisa que nos trae esta novela no puede ser más atrayente. Yo, que soy una friki de la mitología en todas sus versiones, al ver que esta historia se basaba en el mito de las almas gemelas de Zeus se me hicieron los ojos chiribitas. Me puse con él en cuanto llegó a mis manos porque supe que en ese mismo día podría terminarlo sin problemas. Lo primero de lo que quiero hablaros de él es que es una historia en la que pasa todo un poco deprisa por lo que la mente hay que tenerla más abierta en este caso en cuanto a desarrollo, romance, personajes... Aun así, creo que la autora se ha sabido defender muy bien y nos ha traído una historia que se disfruta desde el principio porque es muy amena y ágil de leer. Además, los personajes ayudan mucho a esto. Ahora hablaremos de ellos, pero me han tenido riendo toda la novela. La pluma de Victoria Vílchez es maravillosa. No la recordaba así para nada. Creo que desde la primera vez que la leí hasta ahora ha mejorado muchísimo y su forma de narrar me ha cautivado, sobre todo, por lo bien que están reflejados los sentimientos y la personalidad de Nadia en las páginas.

Vayamos ahora con los personajes de esta novela:
Empecemos por Nadia, quien no está nada convencida de que por ahí exista nuestra segunda mitad, como afirma su mejor amiga. Sin embargo, la deja que le prepare citas para ver. Puede que, al final, de la forma más inesperada, aparezca. Este personaje es maravilloso y me ha gustado desde la primera página. Me ha tenido toda la novela carcajeándome con ella, sin parar, por sus pensamientos y comentarios. Es una chica muy cercana y real, con la que es muy fácil sentirse identificada. Creo, sin duda, que es ella la que le da el toque perfecto a esta historia. Además, me he quedado con muchas ganas de más.
Luego tenemos a Rubén, quien por casualidades de la vida conoce a Nadia y cae rendido a ella. Realmente, parecen almas gemelas separadas al nacer y la química está ahí. Este personaje es el chico perfecto que todas querríamos. Con una personalidad arrolladora, romántica, divertida, atenta... no tiene un pero este protagonista. Sí que es verdad que había veces que su perfección me chirriaba un poco, sin embargo, sí que de vez en cuando ha sacado su lado más humano así que sí que lo he notado más real.
Y ya, quiero mencionar a algunos de los secundarios, como son Julia y Raul, que tienen un papel muy importante dentro de la historia y que tenéis que conocer por vosotros mismos. Es más, necesito la historia de Julia. Ha sido un personaje maravilloso. Al igual que él, que guarda más de una sorpresa bajo la manga.


­­­­­­Lloré bajito, para mí misma, como se llora por las cosas que más daño nos hacen. Las que duelen tanto que no nos atrevemos a alzar la voz por temor a que eso incremente también nuestro sufrimiento.


Cuando el libro me llegó a casa no sabía que contaba con tan pocas páginas. Por nada y menos no llega a las doscientas. En un primero momento me chocó bastante. ¿Por qué? Porque estoy ya tan acostumbrada a historias más largas, que sobrepasan las trescientas páginas, que encontrarme con este así fue toda una novedad. Sí que es verdad que tuve miedo de que la trama no se sostuviera, pero luego realmente me alegré de poder leer algo más ligero que de costumbre y comprobar con qué podía sorprendernos la autora. Los capítulos se hacen muy amenos porque son extremadamente cortos, lo que ayuda aún más a la ligereza de lectura de este libro. Y en cuanto al romance, tengo que decir que me ha gustado mucho porque a pesar de que ocurre bastante deprisa (recordemos el número de páginas jejeje) me ha convencido el modo en que ha sido tratado y, sobre todo, el giro que se descubre al final. Ese que me ha dejado muy sorprendida. En general, esta novela ha sido una historia que no sabía que me hacía tanta falta leer hasta que me puse con ella.  

Y ya para terminar, el final del libro, como he comentado hace nada, tiene un giro de trama que, la verdad, no me vi venir en absoluto y me ha gustado bastante porque, además, te da para reflexionar. Me ha dejado muy buena sensación y, sobre todo, de seguir leyendo, que es lo más importante. Sin duda, leer de nuevo a Victoria Vilchez ha sido todo un acierto y ahora tengo ganas de ponerme con todas las novelas que aún me faltan por descubrir de ella, que no son pocas creo.

En definitiva, Solo tres citas y una mentira es una historia con la que reflexionar acerca del amor verdadero y de la mitad que Zeus te arrebató, todo desde un punto de vista divertido y ameno. Con unos personajes que le dan un toque único a la novela, una trama adictiva y una pluma que te atrapa desde la primera página. Esta corta historia es perfecta para desconectar por completo.


¿Habéis leído a la autora? ¿Y este libro? 😍😍
¡Dejadme un comentario y os leo! 💓💓