Espacios Espacios Espacios Espacios

10 ene. 2019

[Reseña] Maldito síndrome de estocolmo



Tuve muchas dudas a la hora de escoger qué libro leer del premio Chic. Ambas tenían una historia que me llamaban mucho la atención, tanto la ganadora como la finalista. Sin embargo, tras pensarlo creí que esta en concreto me atraía un poco más y acabé eligiéndola. Pues bien, hoy os cuento si mi decisión fue acertada o si debería haber escogido la otra novela (que seguro que acabo leyendo también)

california engagement clary pfeiffer photography 3
Maldito síndrome de Estocolmo nos cuenta la historia de Ana, quien acaba de entrar a trabajar subcontratada en Laboratorios Grau. Allí se irá dando cuenta de que los externos son el último mono de la empresa y esto, mezclado con su personalidad tan directa, no dará buen resultado, sobre todo, cuando conozca al mismísimo dueño: Eric Grau, su atractivo y bipolar jefe. Entre ambos habrá una química inmediata pero son tan diferentes y su relación tan prohibida que la cosa queda estancada. Sin embargo, un viaje y muchos celos harán que todo salga a la luz... ¿o no? Drama, romance, secretos y mucho más.


Yo no lo sabía, pero un beso puede hacer que el tiempo se detenga. Un beso puede silenciar los pensamientos más oscuros y las palabras más hirientes. Un beso es la cura contra el dolor, porque un beso es el perdón por todos los pecados de la estupidez humana.


Si acabé escogiendo esta novela en lugar de la otra fue simplemente por el hecho de que el protagonista fuera empresario y ella nueva en la empresa. Vale, sí, me tientan demasiado los clichés y las ganas de saber si me encontraré alguna historia que me dé algo nuevo e interesante. Lo sé, no tengo remedio. En fin, vayamos a lo interesante y es que resulta que Maldito síndrome de Estocolmo ha sido tanto una sorpresa como una decepción. Primeramente, la trama en sí tampoco es que reinvente el concepto de siempre, sin embargo, desde la primera página la autora ha sabido cautivarme por completo y a partir de ahí no he podido, literalmente, dejar de leer. Ahora bien, el personaje masculino ha sido un dolor de cabeza constante y sin descanso. Para mí, es el fallo más grande que tiene la novela porque por lo demás no está nada mal: la trama, el desarrollo, la protagonista, los sucesos... Además, es una lectura muy pero que muy ligera y se hace muy amena desde el principio gracias a la pluma de Carmen Sereno, que no se extiende en exceso y sabe aprovechar los diálogos para que sean lo más interesantes posibles. Y ya, en cuanto al narrador tenemos a Ana como única voz de la novela y creo que ha sido todo un acierto, sobre todo, viendo que Eric no ha sido santo de mi devoción, lo siento. 

Vayamos ahora con los personajes de la historia:
Empecemos con Ana, la protagonista, quien acaba de entrar a trabajar para la empresa de Eric Grau, su bipolar jefe. Se sentirá atraído hacia él pero sabe que esa relación no puede empezar, sin embargo, el destino no lo quiere así. Este personaje la verdad es que sí que me ha gustado pero en algún que otro momento me ha puesto de los nervios porque a pesar de tener las ideas muy claras en cuanto a algo ella actuaba haciendo totalmente lo contrario. Pero bueno, en general ha sido una chica que me ha gustado mucho por su personalidad, carácter y por todo lo que va evolucionando a lo largo de las páginas. Tengo muchas ganas de poder seguir conociéndola en la segunda parte.
Y luego tenemos a Eric, el dueño de la empresa para la que Ana empieza a trabajar. Eric se fijará en ella sobre todo por lo mucho que lo contradice y no se calla una. Sin embargo y a pesar de que no puede seguir cerca de ella hay algo que hace que no pueda dejarla ir. Este personaje, sin duda, ha sido para mí lo peor de la novela, sintiéndolo en el alma. No he llegado a comprenderlo en ningún momento y cuando creía que iba a hacerlo se me escapaba de nuevo. Tiene unos comportamientos que no me gustan nada y que han hecho que lo aborrezca. Me da mucha pena pero esperaba una cosa muy distinta y espero que esto cambie en el siguiente libro porque tengo ganas de leerlo. 


Se puede llorar sin derramar una lágrima.
Romperse por dentro en la más absoluta quietud.
Gritar en silencio.
Volar sin tener alas y hacer del cielo un refugio secreto.
Se culpable e inocente a la vez.
Porque, al final, todo se reduce a un montón de sentimientos verdaderos encerrados en un cuerpo extraño transitando por un universo equivocado.


La novela cuenta con casi cuatrocientas páginas que desde la primera de ellas no se me hicieron para nada pesadas de leer. Este tipo de historias tienen una forma muy curiosa de atraparte para que leas sin parar hasta terminar. A mí me pasó esto, y es que no podía soltar el libro desde que lo empecé. Me metí de lleno en la trama y se me hizo un suspiro. Además, los capítulos son muy cortos y te dejan con muchas ganas de más por lo que esto ayuda bastante. Ahora bien, en cuanto al romance que se va desarrollando dentro de la historia tengo que decir que me ha sorprendido más de lo que me esperaba. Esto se debe a que estoy ya muy acostumbrada a ver lo mismo de siempre, sin embargo, la autora ha conseguido impresionarme con una relación que se basa en pasos cortos pero sin pausa. En ningún momento he notado que se corre demasiado o va muy lento, sino que todo tiene su porqué. Me ha gustado mucho los tira y afloja de sus protagonistas y la tensión sexual que hay entre ellos desde el principio y que no pueden resolver.

Y ya para terminar, el final ya vi por redes que te dejaba con muchísimas ganas de más y aunque así ha sido sí que es verdad que me esperaba algo mucho más impactante e inesperado. Aun así, sí que tengo un ansia viva de poder leer su segunda parte porque hay cierto asunto que se deja en el aire y que tiene que resolverse sí o sí. Espero que dicha continuación no tarde mucho en llegar.

En definitiva, Maldito síndrome de Estocolmo ha sido una novela que escogí leer por mi amor a este tipo de historias (aun sabiendo que me podía encontrar más de lo mismo de siempre). Sin embargo, la autora ha sabido sorprenderme con una trama muy ágil y adictiva, unos personajes que les falto algo y una pluma que pienso seguir leyendo. Totalmente recomendada para desconectar y no parar de leer.


¿La habéis leído? ¿Os llama la atención? 😍😍
¡Dejadme un comentario y os leo! 💕💕

7 ene. 2019

[Reseña] Hotel de las musas



Esta novedad de septiembre me llamó la atención porque me recordó mucho a las novelas de Elísabet Benavent (autora que me encanta leer), tanto por su portada como por un poco por su sinopsis. Además, si a esto le añadimos que las opiniones que estuvo cosechando durante su lanzamiento fueron muy buenas no tuve más remedio que hacerme con él para crear mi propia opinión.Y aquí la tenéis.

Hotel de las musas nos cuenta la historia de Maeve, una chica que, tras una mordedura de tiburón mientras recibía su primer beso del chico que estaba enamorada, se hizo bióloga marina en lugar de traumatizarse. Ahora vive viajando y estudiando a estas criaturas, sin embargo, en un tiempo de descanso decide volver al hotel de su abuela. Allí se rencontrará por sorpresa con Daniel, su primer amor, y el pasado volverá a resurgir. ¿Qué deberá hacer Maeve? ¿Darle una oportunidad a Daniel para corregir sus errores o apostar por la relación que nace con un compañero de trabajo, Nicholas?


—¿Recuerdas cuando nos conocimos? —preguntó.
—Sí, fue en el vestíbulo de la residencia, el día que llegué. Dijiste: «Eres la chica de los tiburones», y mediste a ojo mi cicatriz para utilizarla a modo de escala para la calcularla fuerza de la mordedura del tiburón.
—Así es. Calculé que el tiburón que te mordió lo hizo muy muy fuerte.
Reí.
Siguió hablando.
—Después de aquello, fui a mi habitación y pensé: «La mordió el objeto de su obsesión, literalmente». Lo cual te convirtió en la persona más fascinante que he conocido nunca.


Desde que investigué un poco acerca de este libro sabía que era el tipo de historias muy reflexivas, con personajes interesantes y una trama simple pero con encanto y adictiva. Pues bien, a pesar de que realmente no puedo catalogar esta novela como decepcionante sí tengo que decir que me esperaba mucho más de ella. Empecé a leerla con muchas ganas y las primeras páginas me atraparon sin dificultad. Como decía, los personajes me llamaban mucho la atención y me incitaban a seguir leyendo, en cambio, cuanto más avanzaba más sensación tenía de que la trama no tenía nada de interesante (a pesar de ser adictiva). La autora ha hecho una mezcla entre un romance, no muy bien llevado, y el misterio de la caza de tiburones. Este mix no ha terminado de convencerme porque no tiene peso ninguno de los dos y tiene demasiados fallos. Ahora bien, la pluma de la escritora es muy bonita y no me ha aburrido en ningún momento, tan solo me ha fallado ciertos aspectos de la trama. Y en cuanto a la narración nos encontramos con que es la protagonista quien narra íntegramente la novela. En este caso ha sido un personaje bueno por lo que no ha estado mal del todo.

Vayamos ahora con los personajes:
Empecemos con Maeve, nuestra protagonista, quien tuvo la mala suerte de ser mordida por un tiburón durante su primer beso. Esto no la hizo tener miedo, al revés, se hizo bióloga y ahora los estudia. De vuelta al hotel de su abuela tendrá que revivir su pasado. Este personaje (y prácticamente todos), me ha sido indiferente. Con esto quiero decir que sí, me ha gustado el trasfondo y la historia que nos cuenta pero no he llegado conectar con ella como me hubiera gustado y esto ha hecho que no fuera del todo real para mí. Es una chica muy impulsiva y directa por fuera pero por dentro está llena de inseguridades y miedos que va a tener que enfrentar. En general, no ha sido un mal personaje pero tenía otra cosa en mente. 
Y luego tenemos a los dos chicos de la historia, Daniel y Nicholas. El primero es el primer amor de Maeve, con quien lo dejó por seguir estudiando lejos de casa; y el segundo es un compañero de trabajo con el que ha forjado una gran amistad y ¿algo más? Voy a comentaros estos dos personajes a la vez por el simple hecho de que he tenido la sensación durante toda la novela de que ninguno de ellos destacaba lo suficiente como para ser el segundo protagonista. Ambos hacen bastante pocas apariciones en las historia, algo que me ha sorprendido mucho, y que ha hecho que apenas pudiera conocerlos. Es por ello que me he quedado muy fría y no me he podido realmente decantar por ninguno. Creo que es la primera vez que me ocurre algo así pero la verdad es que no me ha gustado la experiencia.


—Sarasota está a solo dos horas de Palermo —señaló.
—¿Pretendes decirme con esto que vas a echarme de menos?
Y entonces me besó. Olía a agua salada y a protección solar. A peces, a barro y a cangrejos.
—Deseaba hacer esto desde… —comentó.
—¿Desde que llegué?
—Como mínimo, desde la segunda semana.


La novela cuenta con un poco más de trescientas cincuenta páginas que, como he comentado anteriormente, no se hacen para nada pesadas de leer. La autora tiene una forma de escribir que te atrapa desde la primera páginas, sobre todo, porque no se nota demasiado introductoria y se hace muy entretenida de leer. Además, los capítulos no son demasiado largos y son bastante ágiles a pesar de que la trama va decayendo poco a poco, una pena. Aun así, al fin y al cabo no ha sido una mala lectura, tan solo le ha tenido ciertas cosas que le ha ido restando, como por el ejemplo: el romance. Este se desarrolla de una forma que no me gustado porque se quiere meter dentro de la trama con un calzador, tanto con un personaje como con el otro. Es más, no he llegado a creerme en absoluto la parte romántica de la historia y es a lo que más fe le tenía la verdad. Y ya, con respecto al misterio que hay dentro de la trama tengo que decir que es lo que puede salvarse por los pelos debido a que no está del todo bien desarrollado pero sí que me ha ido gustando como iba resolviéndose poco a poco. Aunque sí que tenía aspectos predecibles y que vi venir desde el primer momento

Y ya para terminar la reseña, el final no ha estado del todo mal a pesar de que se resuelve bastante deprisa y en pocas páginas. Me hubiera gustado un poco más de profundidad en ciertas partes pero no me he quedado con un mal sabor de boca, que es ya mucho que decir de una novela de la que me esperaba mucho más y a la que le ha faltado un poco de todo.

En definitiva, Hotel de las musas es una novela que nos narra las segundas oportunidades, el mundo marino y el misterio desde un punto de vista muy reflexiva que, al final, no ha resultado ser todo lo que yo esperaba. A pesar de sus errores sigue siendo una historia entretenida que se lee bastante rápido y con una pluma delicada y bonita. 


¿Lo habéis leído? ¿Lo haríais? 😆😆
¡Dejadme un comentario y os leo! 💗💗