Espacios Espacios Espacios Espacios

19 jun. 2018

[Reseña] El vuelo de Lena



Descubrí a Sara Ballarín totalmente por casualidad cuando me ofrecieron leer Contigo en el mundo hace ya más de un año. Me gustó tanto esa novela que a partir de ese momento quise leer todo lo que la autora publicara. Aún no he encontrado el momento de leer su primer libro, El cuaderno de Paula, pero aprovechando que Lena salía ya me aventuré con ella antes... y vaya maravilla.

El vuelo de Lena nos cuenta la historia de Lena, una joven que está muy apegada a su abuela desde que su madre y su hermana murieron y desde que su padre es más una figura ausente en su vida que alguien en quien apoyarse. También tiene un grupo de amigos que están ahí siempre, sobre todo Daniel, con el que tiene una relación esporádica pero a la vez intensa. En cambio, cuando un nuevo vuelco en su vida lo pone todo en perspectiva tendrá que enfrentarse a todo aquello que la ata al pasado y sobrellevarlo en solitario. Y toda la ayuda que ella necesita vendrá de las memorias de su abuela, que la harán volar. Volar muy lejos.


—Ven, acerca tu oído —me dice y yo lo hago, expectante—. Voy a susurrarte algo. ¿Estás lista?
Asiento y me acomodo. Sus labios rozan mi oído y la piel se me vuelve a poner de gallina cn el que pequeño tacto de su suspiro. Cierro los ojos y siento sus dedos en mis rodillas y su respiración candente. Y con un jadeo casi melodioso, comienza a susurrar cantando muy bajito:
—«Te quiero cuando me destrozas, Te quiero con indecisión. Te quiero con las alas rotas, aunque no haya explicación. Te quiero reventar la boca. Te quiero aunque no vuelas hoy. Te quiero como tantas cosas que no tienen solución.»


Después de haber leído Contigo en el mundo me esperaba que esta nueva novela tuviera un estilo parecido, es decir, una historia de amor contemporánea llena de puntos divertidos. En cambio, ahora que la he terminado tengo que deciros que El vuelo de Lena ha sido, para mí, aún más especial que la anterior que os comentaba. Sabía muy poco cuando me adentré en ella, sin embargo, no me costó en absoluto para nada meterme de lleno y disfrutar tanto de la historia de Lena como la de su abuela. Desde el principio ha tenido ese toque mágico que hacía que no pudiera parar de leer un capítulo tras otro porque me tenía totalmente enganchada. Me ha gustado muchísimo poder leer acerca de las distintas épocas de los dos personajes y, a la vez, sacar de ellas tantos mensajes. Y es que esta novela es totalmente reflexiva. Sí que es verdad que tiene algún que otro punto cómico (muy poco) porque la autora no pierde su esencia pero lo importante es todo lo que las tramas representan y lo que son capaces de transmitirte. Sara Ballarín ha vuelto a conquistar, aún más, con esta historia y con su forma de escribir tan cercana y real. Y luego, la narración la tendremos desde el punto de vista de Lena y de su abuela cuando nos toque leer el capítulo correspondiente de sus memorias. Sin duda, he disfrutado de ambas, sin poder elegir una por encima de la otra, aunque si tuviera que hacerlo creo que me quedaría con la Yayi 😉

Vayamos ahora con los personajes de esta historia:
Empecemos con Lena, nuestra protagonista, que desde hace un tiempo y debido a ciertas circunstancias no es la misma de siempre. Serán las memorias de su abuela las que la hagan abrir los ojos de nuevo. Este personaje ha sido una maravilla ya que he sido capaz de comprenderla en todo momento. He visto un gran desarrollo a lo largo de las páginas y me ha hecho tanto reír como llorar. Se nota que está trabajado y que la autora le ha dado todo el cariño posible, tanto a Lena como a la historia porque todo es un conjunto precioso
Luego tenemos a Daniel, el amigo con derecho a roce que luego se convierte en algo más de Lena. Este personaje la verdad es que, aunque me ha gustado, sobre todo por todos los mensajes que lanza, no me ha llegado a convencer del todo. Sí que es verdad que he comprendido el papel que juega dentro de la novela pero la verdad es que no he llegado a comprenderlo en algunos momentos. Es más un personaje que está en la historia para reflexionar y abrir los ojos ante muchas cosas, sin embargo, le hubiera dado otra vuelta más.
Y ya tenemos a Yayi, la abuela de Lena, a la que conoceremos más a fondo gracias a sus memorias. Me ha gustado mucho poder recorrer los recuerdos de esta mujer porque están muy bien ambientados en la época y su situación me ha removido por dentro en más de una ocasión. Su historia me ha conmovido por completo.


—¿Qué va a pasar ahora? —le pregunto mirándolo. Daniel sonríe y encierra los ojos.
—Que voy a enseñarte a volar.
Sonrío acariciándole los labios con mis yemas.
—¿A volar?
—Sí, a volar. —Sonríe—. A volar muy alto.
Y yo no sé qué más puedo querer.


Este libro tiene un poco más de trescientas cincuenta páginas y se hace muy ligero de leer. Yo, que he disfrutado tanto de ella, no he tenido ningún problema en coger el libro (más veces de las que me gustaría jajaja) y no poder parar de leer. Además, los capítulos tienen una extensión media y dentro de alguno de ellos hay un capítulos de las memorias de la abuela de Lena que era muchas veces lo que más me tenía engancha del libro, antes incluso que la trama de la protagonista. Luego, la relación que se forma entre Lena y Dani es lo único que me ha fallado y por lo que este libro no se lleva las cinco estrellas. Me ha pasado que en un principio me estaba gustado mucho como se estaba desarrollando, sin embargo, llegó un momento en que todo cambia y las decisión que toman los personajes no me parecen muy creíble. Sí que es verdad que tiene que ver con la trama y su sentido pero yo no lo he terminado de ver del todo. Aun así ha habido momentos muy especiales y tiernos que tengo muy marcados. En general, El vuelo de Lena ha sido una historia que no pensaba que fuera a gustarme tanto y que al final he podido disfrutar muchísimo gracias a dos tramas muy diferentes entre ellas pero a la vez muy mágicas.

Y ya para terminar, el final de la novela me ha gustado mucho porque todo queda muy bien hilado y te deja con una sensación de tranquilidad y satisfacción enorme. No se hace para nada precipitado y hasta el último momento intentas ir viendo qué va ocurriendo, es decir, que todo va a su debido ritmo y sin adelantarse a los acontecimientos. Ocurre cuando tiene que ocurrir.

En definitiva, El vuelo de Lena es una novela llena de magia que mezcla dos historias muy distintas pero a la vez muy reales y que, además, nos hace reflexionar gracias a unos personajes profundos y llenos de emociones, una pluma que te transporta y unos momentos para recodar y aprender.


¿Lo habéis leído? ¿Tenéis pensado hacerlo? 😊😊
¡Dejadme un comentario y os leo! 💕💕

15 jun. 2018

[Reseña] Donde desaparecen las estrellas



Desde que el año pasado de enamoré perdidamente del premio Plataforma Neo tenía muchas ganas de seguir descubriendo historias de este estilo. Esta novela ha sido la ganadora de este año y tan sólo al ver la portada y su sinopsis me atrapó por completo. Gracias a la editorial os puedo traer hoy mi opinión pero siento decir que no ha sido para nada lo que me esperaba...

contar estrellas
Cuando desaparecen las estrellas nos cuenta la historia de Gala, una joven que vive Melía junto a su abuelo, hermana y sobrino. Trabaja en la floristería del pueblo hasta que su abuelo le conseguirá un puesto en la revista La Gaceta. Allí creará una sección donde los habitantes podrán buscar y rencontrarse con quien quisiera. Gracias a esto a Gala le llegará un mensaje de Constanza, una señora que quiere encontrar al amor de su juventud. A partir de ese momento empezarán a destaparse muchos secretos que tienen que ver directamente con la familia de Gala y de los que ella desconocía. Y por si fuera poco, a Melía regresa Néstor, su mejor amigo del que se estaba enamorada y que se fue a Suecia. ¿Tendrán las estrellas las respuestas tan desesperadas de Gala?


—Deseo todo lo que dice la canción. Quiero ahorrar dinero con el propósito loco de recorrer el mundo, llevar poco equipaje, dormir en casa de amigos. Alimentarme de sueños. Y solo con una condición: que me acompañe alguien que esté tan poco cuerdo como yo, a quien no le importe dejar de mirar atrás.
Silencio. Me armé de valor y pregunté:
—¿Crees que alguien sería capaz de hacer todo eso contigo, Néstor?
El corazón e bombeaba a mil por hora, yo solo esperaba una única respuesta, y me daba pánico no recibirla.
—De hecho, la persona que podría ser perfecta para ello, la única a la que permitiría acompañarme, me está mirando ahora mismo —contesto con una media sonrisa.


Ya estaba viendo las distintas opiniones que había sobre este libro cuando comencé a leerlo. Es por ello que lo hice con pies de plomo, porque me daba miedo de que a mí también me decepcionase. Iba pasando las páginas a medida que me adentraba en la historia pero no encontraba nada que me atara a ella. La trama no contaba nada que me intrigara o me hiciera engancharme hasta tal nivel como para no querer soltar el libro. Luego me pasó que me empezaba a aburrir porque el misterio o se resolvía en dos páginas o yo misma era capaz de averiguarlo mucho antes y porque la historia de los personajes me pareció muy plana y sin nada interesante. Dejé de tener ganas por seguir leyendo y en pequeños ratos libres que iba sacando entre estudio y estudio leía un capítulo o dos (al menos para ir avanzando un poco). La pluma de la autora es algo con lo que no he tenido problema porque su forma de escribir es bastante aceptable. No me ha llamado mucho la atención porque ya, en sí, la historia no me estaba entusiasmado, sin embargo, puede que le dé una segunda oportunidad en siguientes historias ya que su narración me ha gustado. Y ya, el narrador es Gala, la protagonista y bueno, como para mí ha sido un personaje que me ha sido indiferente, leer la novela desde su punto de vista no sé si me ha parecido buena o mala idea. No sé si la historia hubiera mejorado con algún punto de vista más.

Vayamos ahora con los personajes:
Empecemos por Gala, nuestra protagonista, que desde hace un año su actitud deja mucho que desear debido a un suceso que la dejó muy tocada. En cambio, empezar a trabajar en la revista de Melía hará que Gala vuelva a encontrar algo en lo que creer, destapando los secretos y el pasado de su familia. Este personaje, siendo sincera, no ha sido para nada lo que me esperaba, sobre todo porque en una historia como esta esperaba conectar con ella en algún momento al menos y no lo hecho. No me ha transmitido casi nada y me ha parecido muy plana y sin desarrollo a lo largo de las páginas. Si a este personaje le sumamos que la trama no terminaba de engancharme, apaga y vámonos. No me ha terminado de convencer y me ha costado leerla.
Luego tenemos a Néstor, el mejor amigo de Gala que se trasladó a Suiza con su padre y ahora ha vuelto a su ciudad natal. Aparecerá de nuevo en la vida de Gala y no querrá dejarla ir tan fácilmente. Este personaje me ha sido indiferente durante toda la novela, de verdad. Para mí ha sido un relleno totalmente innecesario que al final no ha aportado nada relevante dentro de la novela porque, además, sus apariciones son muy esporádicas.
Y otros personajes secundarios como pueden ser el abuelo, la hermana de Gala, su sobrino, su tío, Constanza, Sira... tienen un papel fundamental dentro de la historia, sobre todo, para los misterios que se van creando poco a poco y la verdad es que ciertos momentos se me han hecho más amenos gracias a ellos


«Significativa», sí. Es simple, Gala. Eras importante para mí antes de marcharme a Suecia y sigues siéndolo. Pero ahora he crecido, y a pesar de que he intentado olvidar todos esos sentimientos que pensaba que había enterrado, siguen ahí y…
—¿Viejos sentimientos?
—Sé que te decepcioné, pero es que cuando sonríes el mundo me parece un lugar más habitable. Me importa un poco menos que mi padre me impida cumplir mis sueños y no me siento tan solo.
Me dejé llevar por un impulso y fue en ese momento cuando me acerqué a él y rocé su nariz con la punta de la mía.


Este libro es bastante cortito (tiene poco más de trescientas páginas) y la verdad es que no me lo esperaba cuando me llegó a casa. Al fin y al cabo me alegré de ello porque necesitaba en ese momento algo ligero que me hiciera desconectar de los estudios. Sin embargo, como os he comentado antes, la historia no me ha transmitido nada y me ha aburrido en muchos momentos, por lo que el libro pasó de ser algo ameno a algo muy denso, al que no le veía el final. Los capítulos no eran muy largos pero no había nada en ellos que me incitara a seguir leyendo y leyendo, al revés, terminaba uno y casi me obligaba a continuar con el siguiente, tan sólo por avanzar. Luego, por otra parte, el romance que hay en la novela está cogido con pinzas. No me lo he llegado a creer en ningún momento y creo que hasta se podría haber ahorrado porque apenas tiene importancia dentro de la trama. Gala y Néstor apenas interactúan y el pasado entre ellos se resuelve en el primer capítulo. Leo mucha romántica y la relación de entre estos personajes me ha parecido muy floja y obligada. En general, Donde desaparecen las estrellas era una novela que tenía muchas ganas de leer, sobre todo, después de que el premio del año pasado me gustase tanto, y que al final ha sido una total decepción.

Y por último, en el final se van a ir resolviendo algunos de los misterios de la novela. Sí que es verdad que ha habido cierto momento que no me esperaba pero por todo lo demás creo que pasa demasiado rápido y sin dejar que todo fluya. No ha estado mal porque se cierra de una forma acorde con la historia pero tampoco es que haya sido algo que me impactara.

En definitiva, Donde desaparecen las estrellas ha sido una novela que quise leer por la buena experiencia del premio del año pasado. Sin embargo, lo que me he encontrado en ella no está para nada a la altura de lo que yo me esperaba debido a una trama en la que no ocurre nada interesantes y unos personajes que no han conectado conmigo, además de que llegó un momento de pesadez. Una enorme pena porque prometía...


¿La habéis leído? ¿Qué opináis? 😃😃
¡Dejadme un comentario y os leo! 💕💕