Espacios Espacios Espacios Espacios

9 ago. 2018

[Reseña] Cada vez que llueve



Os puedo decir la fecha exacta en la que este libro llegó a mis estanterías: el 3 de agosto del 2017, y desde entonces ahí  ha estado todo este tiempo. No me animaba nunca a cogerla y realmente no sé el porqué pero este verano vi la oportunidad perfecta cuando me hice con la trilogía al completo así que no me lo pensé dos veces y ¡me puse al lío y de un tirón!

Cada vez que llueve nos cuenta la historia de Kate, quien para su mala suerte, el único día que decide ir sola de fiesta ocurre algo que la cambia para siempre. Su gran apoyo siempre ha sido su mejor amigo Beau pero con este tema no está preparada para contárselo a nadie, ni siquiera a él. Ahora que Beau se va a la universidad, Kate no sabe realmente como va a sobrevivir al día a día sin él así que para empezar se refugia mucho en su trabajo como camarera. Será en él donde conozca a Asher, un chico nuevo en el pueblo que todo el mundo parece conocer menos ella y que tiene algo que esconder. Poco a poco, la confianza entre ambos se irá haciendo cada vez mayor y tantos los secretos de Kate como los que guarda Asher harán que la vida sea más llevadera para ambos.


—No, gracias —digo con una sonrisa al tiempo que su madre viene detrás y se disculpa. Me encantaría ser así de joven otra vez; las cosas eran mucho más simples.
—Así que puedes sonreír —dice una voz profunda y masculina a mi espalda. Miro por encima del hombro; Asher está ahí, sonriéndome. Parece cansado, pero esos pantalones cortos caquis y esa camiseta azul claro le sientan muy bien.
—Todo el mundo puede sonreír —respondo vacilante y levantándome para quedar frente a él.
—Sí, pero no todo el mundo lo hace.


A pesar de haber tenido este libro tanto tiempo en la estantería sin leer tengo que decir que me moría por leerlo. Una contradicción en toda regla, sí señor. Todo el mundo me había hablado maravillas de él, de lo mucho que les había gustado y lo que habían llorado por la increíble historia que la autora nos narra. Yo con esto iba con unas expectativas por las nubes, para qué mentir, pero a la vez tenía bastante miedo porque no quería que esas expectativas al final acabaran por tierra. Pues bien, durante las primeras páginas del libro la autora consiguió enamorarme por completo, tanto por su pluma, delicada y muy muy cercana, como por la trama y personajes. Disfrutaba de cada palabra que leía y me metí de lleno sin pensármelo dos veces porque la historia es dura y preciosa al mismo tiempo. Sin embargo, llegó a un punto en el que la historia dio un giro que para mí ya estaba muy explotado y que no hizo mucha mella. En cambio y a pesar de esto, todo sigue avanzando de una manera espectacular que no me esperaba y que fue lo que realmente me hizo olvidar todo lo anterior para seguir disfrutando de la lectura. Y con respecto a la narración, la historia está narrada en primera persona por Kate excepto algún que otro capítulo por Asher.

Vayamos ahora con los personajes:
Empecemos con Kate, nuestra protagonista, quien desde un horrible suceso en su vida se ha convertido en una chica demasiado callada y encerrada en sí misma. No será hasta que conozca a Asher cuando su esperanza por volver a ser quien era vuelve a florecer. Este personaje me ha encantado. Así. Sin más. Durante toda la lectura he conectado con ella, con su dolor y sufrimiento. Además, la comprendí al completo en la mayoría de las ocasiones, sobre todo, por lo fácil que resulta leerla. Es una chica que se nos presenta como alguien muy frágil, triste y sumida en su propia oscuridad pero sin embargo su desarrollo a lo largo de las páginas me hicieron ver que hay mucho más en ella: mucha fuerza y valentía a rabiar. Está muy bien construido y trabajado y he disfrutado incluso más de la novela gracias a ella.
Luego tenemos a Asher, quien llega de nuevo al pueblo y conoce a Kate, quien le llama la atención desde el primer momento por esa aura tan triste y distante. Será poco a poco y por sus traumas que  se irán enamorando el uno del otro. Este personaje es otro de la novela del que es muy fácil enamorarse, sobre todo, por su profundidad y todo lo que aporta a la novela. Sin él nada sería igual en esta historia y se nota muchísimo. Es increíble poder ir conociéndolo poco a poco a lo largo de las páginas y ver las diferentes facetas que tiene, cada una de ellas más sorprendente. Además, es un personaje para no olvidar por todo lo que es capaz de transmitir.
Y ya tenemos a Beau, el mejor amigo de Kate, que tiene que irse a la universidad y dejarla sola, sobre todo, cuando ve que desde hace un tiempo está rara y no es ella misma. Este personaje, a pesar de que no aparece todo lo que me hubiera gustado, es uno de los que primero desconfías porque es demasiado perfecto pero luego no tienes más remedio que quererlo por todo lo que demuestra con sus actos. La verdad es que me pareció adorable y quiero conocerlo mucho más a fondo porque creo que tiene mucho que dar.


—¿Qué? —pregunto, perpleja. Ha venido hasta aquí solo para decirme algo suyo.
—Mi dato de hoy: Quise venir aquí en cuanto te fuiste ayer. Quiero conocerte. Quiero saber qué es lo que te hizo llorar, pero más que eso, quiero saber qué hacer para que seas feliz otra vez —dice con voz suave.


A pesar de las trescientas veinte páginas (y ser el más extenso de los tres libros) esta historia se me ha hecho muy, muy corta y amena. Me ha atrapado dese la primera página si ningún tipo de problema e incluso queriendo contenerme para no leerlo de un tirón ha hecho que la lectura pasara sin apenas darme cuenta. Esto se lo debo también a que he sentido cada palabra que la autora ha puesto en esta historia tan cuidada y delicada. Además, todos y cada uno de los capítulos me dejaban con ganas de más al terminarlos y me dejaban una espinita clavada en el corazón, sobre todo, viendo cómo se iba desarrollando la relación entre Asher y Kate (y con mi querido Beau), que siendo realista sí que pasa muy deprisa, sin embargo, he disfrutado tanto de ellos y de sus vivencias en este libro que no lo he tenido en cuenta. Su romance es uno de esos que te llega muy hondo y te hace sentir mil tipos de emociones. En general, Cada vez que llueve es ese tipo de novela que todo el mundo recomienda y que tienes miedo de que te decepcione pero que hace falta meterte en ella para averiguarlo y sentirla.

Y por último, el final de la novela es a la vez una tortura (por todas las lágrimas que me sacó) y felicidad en estado puro y duro. La verdad es que no me esperaba, por una parte y realmente que terminara de esa forma. Me ha dejado una sensación de vacío y lleno en el pecho y hacía tanto tiempo que no me pasaba con una novela. Sin duda hacía mucho tiempo que una novela no me llegaba a estos niveles.

En definitiva, Cada vez que llueve es una novela muy emotiva que desde el prólogo ya te toca profundamente el corazón por sus personajes inolvidables, una trama dura y esperanzadora al mismo tiempo y una pluma delicada que es capaz de hacerte sentir cada una de las palabras. Totalmente recomendado para aquellos que busquen una historia para recordar.


¿La habéis leído? ¿Os gustó? 😍😍
¡Dejadme un comentario y os leo! 💔💔

3 comentarios:

  1. Tengo que hacerme con estos libros ya que tengo la segunda parte en mi estantería que me tocó hace tiempo en un sorteo así que en algún momento tendré que comprarme este libro y más ahora que ya están los 3 publicados.

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, leí este libro hace unos años y me gustó muchísimo, no me esperaba para nada lo que encontré. Me alegro que te haya gustado tanto.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola corazón de melón!
    Aiiiins cómo me gusta ver que te ha gustado tanto este libro de verdad, yo lo leí después del segundo por lo que me comí el spoiler y aún así, cuando me leí este lo disfruté tantísimo, y eso dice mucho de esta pedazo de historia, el siguiente no es tan emotivo como este primero pero creo que lo vas a disfrutar, estaré pendiente jejeje
    Un besazo enorme preciosa!

    ResponderEliminar